top of page

“Me siento desconectada y desmotivada“: Una guía para volver a vos

Estar desconectada de vos misma se siente como un vacío donde cada minuto que pasa parecería que va aumentando de tamaño, y va poniendo más distancia entre donde estamos y donde queremos estar. Durante mucho tiempo esa sensación de vacío y esa distancia estaban colmadas de ansiedad: por volver a sentirme motivada, por volver a mis prácticas, por retomar mis hábitos, por volver a sentirme bien, por terminar con esa etapa. Y en el último tiempo me di cuenta que esa ansiedad venía de mi mente, de no saber como habitar esa pausa que mi cuerpo estaba pidiendo. Y cada vez que me exigía no estar exactamente en donde estaba, y dejar de sentir exactamente lo que estaba sintiendo, era yo quien agrandaba ese vacío que venía de no saber cómo

.

En el último tiempo aprendí a habitar la desconexión y desmotivación con mucha más calma, y fue esto lo que me ayudó a poder lograrlo:


1. Perdiéndole el miedo a fallar

Una de las cosas que más nos alejan de reconectar es no lograr hacerlo de la manera ‘correcta’. Y acá está el punto: no hay una manera correcta de volver a conectar con vos misma. Y generalmente la forma más ‘imperfecta’ es la más real, y por lo tanto la más enriquecedora. No busques estar donde estuviste en tal momento, no busques alcanzar tal estado. Buscá cual es ese paso, ese simple y posible paso que va a sacarte de donde estás.


2. Preguntándome mi motivación detrás de cada uno de mis hábitos.

Muchas veces lo que hace que no podamos reconectar con ciertos hábitos no es una falta de fuerza de voluntad o una falla de personalidad. Es el simple hecho de que lo que te motivaba a hacerlo ya no más, que perdió el real sentido, que dejó de tener el valor que tenía antes, y que creciste y es momento de dejarlo atrás. Soltar te da la fuerza y energía para invertir en nuevas prácticas por las que intuitivamente te sientas atraída acá y ahora.


3. Recordando la medicina que necesito recibir.

Nos la pasamos tanto tiempo pensando la mejor forma de volver a conectar, planificando tanto cada día, cada rutina, cada hábito que nos olvidamos que lo que más necesitamos en momentos donde nos sentimos desconectadas, desmotivadas y drenadas es RECIBIR. Y cuando recibimos un regalo de parte de alguien que nos quiere, no nos ponemos a planificar ni observar cada detalle. Simplemente recibimos y agradecemos la atención. Esa energía de gratitud es la que necesitas para coincidir energéticamente con los espacios que te hacen bien, sin sobrepensarlo tanto.


4. Diferenciando desconexión de toma de distancia.

Somos cíclicas, y nuestra relación con la vida misma lo es. Va a haber momentos donde te sientas con más entusiasmo por tus hábitos, momentos donde eso empiece a disminuir, momentos donde te alejes por completo y momentos donde esas ganas resurjan. Uno de mis aprendizajes es que es importante reconocer tus no-negociables. Esos hábitos con los que vas a mantener un compromiso, no porque ‘tengas que’, sino porque son los que no te permiten caer. Los que aunque sea desde un hilo de luz, te sostienen cuando más los necesitas.


 

¿Por dónde empezar?



Muchas veces la desconexión es síntoma de una hiperconexión previa. Ésta se da cuando estamos sobreestimuladas con tecnología, procesados y cafeína. El exceso de dopamina tiene picos y es necesario hacer un detox para recuperar la estabilidad. En esto te guío con este taller, con una masterclass, un ebook con un protocolo de cómo resetear tu sistema y las herramientas para hacerlo.





Una hermosa forma de volver de a poco a conectar con tu autocuidado y tu alimentación es a través de sumar una práctica cotidiana, que en muy poco te dé mucho. Eso es lo que significan los jugos/licuados en mi proceso: un acto de amor en los momentos donde el todo no es posible, pero el nada tampoco es opción.

Fue creado de forma realista y sostenible: con tips de practicidad, opciones variadas y recetas simples pero poderosas. Es la forma de ideal de recuperar la confianza en tu capacidad de hacer cosas lindas por vos.




Si hay un no-negociable para mi es la meditación. Meditar es esa pausa que me recuerda que no todo lo que pienso es cierto, que la negatividad no me define y que siempre estoy a tiempo de tratarme con amor. Estas meditaciones guiadas por mí de 8/10/12/14/16 min (hay de todas las duraciones) son cápsulas diarias de autoconocimiento, conexión interna y paz.

Si estás leyendo esto antes del 1.1.24 considerate afortunada porque aún podés acceder al combo del Taller Bálsamo con el Workshop de Manifestación Creativa. El Workshop es un anexo de edición limitada a Bálsamo, con un podcast exclusivo y un instructivo con cajita de herramientas creativas para que puedas intencionar tu año, obtener claridad y llevar tu energía a lo que quieras manifestar.



Si esta desconexión está impactando en tu autocuidado, en relación con tu cuerpo y tu imagen corporal, o más aún, te das cuenta que en parte esta originada por la falta de conexión con estos, te recomiendo este taller donde profundizamos en cómo aprendimos a relacionarnos con nuestros cuerpos, y cómo sanarlo de raíz.

El encuentro es un espacio lleno de energía femenina y de historias compartidas. En el campus también vas a encontrar 7 consignas para que transformar tu relación con tu cuerpo no quede solo en el deseo y lo puedas verdaderamente encarnar.



 

Podes adquirir de a 1 a la vez, u optar por los combos con 20% off esta opción la encontrás al final de la página de cada curso.



Episodios del podcast:

Para entender con más profundidad este tema te recomiendo que le des play a estos episodios de Revolución del Bienestar Podcast:













bottom of page